Archivo para 4 noviembre 2007

04
Nov
07

El experimento Kellogg

 

gua_drinking1.jpg

En 1931 el psicólogo, profesor de la universidad de Indiana, Winthorp Kellogg realizó un experimento cuando menos asombroso. El señor Kellogg interesado en en la conducta evolutiva del desarrollo de los humanos desde bebes comparo la misma con un chimpancé llamado Gua.

 

Para ello crió exactamente en las mismas condiciones el chimpancé y nada mas y nada menos que su propio hijo, Donald haciéndolos convivir como si los dos fueran seres humanos. Kellogg quería ver en que momento de la evolución aparece la brecha que separa el desarrollo del chimpancé del ser humano.

 

Durante casi dos años el científico investigo la conducta de estos dos seres vivos, fijándose en ciertos parámetros claves en el desarrollo de los mismos y plasmo todas sus investigaciones en el libro “el simio y el niño”, donde entre otras muchas conclusiones podemos observar que Gua, el simio, era mas precoz en el reconocimiento de las cosas y de las acciones.

 

Por ejemplo Gua dejo de necesitar el pañal, comprendió el significado de “no”, cerrar la puerta, señalarse la nariz o cerrar un cajón varios meses antes de que lo hiciera el niño humano. Sin embargo con la edad de 18 meses Donald se desarrollo muchísimo mas.

 

En conclusión de recién nacidos, nuestra inteligencia y raciocinio puede compararse con los de un chimpancé. Pero posteriormente, sin importar que al simio se lo eduque de la misma manera, los humanos desarrollan un nivel de inteligencia y razonamiento muy superior, bueno…. en la mayoría de los casos.

 

También cabe destacar que el desarrollo posterior como ser humano de Donald, el niño, fue muy bueno llegando a licenciar como medico y sin apreciársele transtornos en la conducta de ningún tipo derivados por el experimento al que fue tratado en su infancia.

 

En esta pagina podéis ver el tratado entero, os dejo unos vídeos donde podemos ver a Gua y Donald, nunca mejor dicho !Que monos!

 

 

Omnia Mecum Porto

Anuncios
01
Nov
07

La malagueña que llego a ser maharaha de kapurtala.

 

maharaja-jagatjit-singh-ma.jpg

A finales de mayo de 1906 se iba a celebrar la boda entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg. Aquella boda pasó a la historia por el famoso atentado de Mateo Morral y su ramo de flores bomba, sin embargo una bonita y curiosa historia se forjo entre bambalinas.

 

Con motivo del enlace y durante los días anteriores al importante evento la capital se lleno de invitados venidos de todo el mundo para estar presentes en el acto. Estos tenían que pasar el rato y que mejor en aquellos años que visitar algún lugar de varietees y fue en uno de ellos donde el maharajá de Kapurtala (en la foto), ciudad de Jaipur al noreste de la India, se quedo prendado de Anita Delgado, nuestra protagonista.

 

Anita Delgado tenia solo 16 años era una bella aspirante a cupletista, vivía con su hermana en Madrid y en un principio rechazo las proposiciones del príncipe indio. Sin embargo la aparición de unos “celestinos” de excepción hizo que en menos de dos años hubiera una boda entre ellos.

 

Estos mediadores fueron Ramón María del Valle Inclán, Julio Romero de Torres y Pastora Imperio, especialmente el primero. El bohemio creador de Max Estrella fue el que intercedió mediante una serie de cartas entre los futuros enamorados.

 

De esta forma Anita Delgado se caso con el maharaja en 1908 en el palacio de Kapurtala, Anita llego montada en un elefante, perfumada con mirra y con un vestido de seda. Pasa una decena de años entre la flor y nata de la realeza mundial viajando por todo el mundo. Una vez finalizada la I Guerra Mundial su unión sufre una crisis hasta lograr su separación. Anita vive entonces en París del dinero de su potentado ex-esposo hasta que muere en Madrid, su último lugar de residencia, en 1962.

 

El libro del escritor Javier Moro “Pasión india” trata con profundidad la apasionante historia de esta mujer. Precisamente la actriz Penelope Cruz ha comprado los derechos de este libro para hacer una película sobre Anita, sin embargo, descendientes de la protagonista y del maharaja están en total desacuerdo porque dicen que no muestra la vida de la cupletista tal y como fue.

 

Como dato curioso y surfeando por la red he visto como una nieta suya, Maha Akhtar, bailarina intenta revivir las conexiones entre el flamenco y la danza india en un espectáculo que da la vuelta al mundo.

Omnia Mecum Porto




TEMAS

Blog Stats

  • 114,230 hits